Marrajo

Temido por los náufragos, apreciado por ios pescadores

El marrajo o escualo atún, pertenece a la temible familia de los tiburones devoradores de hombres. Sin tener la reputación de su terrible pariente el tiburón blanco, que puede calificarse como «monstruo del mar», el marrajo no es menos temido por los náufragos. En efecto, rara vez se acerca a las costas, lo que felizmente pone a los bañistas fuera de su alcance. Frecuenta alta mar, sobre todo las regiones tropicales y subtropicales. Se caracteriza por su nariz puntiaguda, su forma perfectamente hidrodinámica, su color gris en el dorso y blanco en el vientre, su aleta anal y su segunda dorsal reducidas, mientras que la primera apunta generalmente fuera del agua. Como los demás miembros de la familia, el marrajo come arenques y caballas en grandes cantidades a los que atrapa nadando rápidamente. Esta predilección marcada le ha valido el nombre de tiburón de las caballas. Sin duda, la calidad de la alimentación del marrajo redunda en la calidad de su propia carne. Por ello, este tiburón es objeto de pesca comercial y, sobre todo, deportiva, muy apreciada por más de un motivo. En efecto, se defiende bravamente cuando se siente cogido por el anzuelo. Sin que se conozca perfectamente, su reproducción es de las más curiosas. Es ovovivíparo y la hembra conserva en sus vías genitales los huevos que han sido fecundados. Al hacer éstos eclosión, las crías se alimentan a expensas de los óvulos no fecundados que encuentran a su alcance cuando van hacia el útero, donde permanecen antes de venir al mundo perfectamente formados y listos para desempeñar su papel.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *