Mecynorrino

Su escudo se adorna con una mancha dorada

La familia de los Escarabeidos cuenta con unas 20 000 especies repartidas por el mundo entero y la subfamilia de los cetónidos comprende numerosas especies cuyos élitros están adornados con colores metálicos brillantes. Se trata de insectos, en algunos casos de escaso tamaño, como los de las regiones templadas; o, por el contrario, muy grandes, como el escarabajo goliat y los representantes de otros géneros exóticos como Mecynorrhina y Megalorrhina (estos dos últimos son africanos). Los cetónidos vuelan bien, aunque sus élitros permanecen cerrados durante los desplazamientos; esta paradoja se explica por la presencia de hendiduras en el borde de sus estuches rígidos. Esta particularidad es muy rara en el orden de los coleópteros. Los insectos adultos se alimentan de tiernos tejidos florales, de polen y de néctar que consiguen recoger entre las flores, aunque sus piezas bucales no estén conformadas en tubo aspirador. Pero no pueden explotar más que las flores cuyas corolas sean poco profundas. Las larvas, por el contrario, viven entre la madera podrida o entre las paredes de los hormigueros. Se parecen a las de los abejorros pero tienen una cabeza pequeña, patas cortas y espinas marrones en el dorso. Al final de su crecimiento, se preparan una pequeña cámara con trocitos de serrín aglomerados, y en ella es donde se transformarán en ninfas. El color de los cetónidos adultos se debe a la estructura de las capas superficiales del tegumento; estos tintes llamativos están generalmente reforzados por la presencia de una capa subayacente de pigmentos oscuros (melaninas).

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *