Medusa

Es un peligroso «platillo flotante»

La medusa es un curioso animal que no se parece a ninguna otra criatura. Nada libremente por el mar y deriva a merced de las corriente marinas, porque no tiene ningún dispositivo de locomoción propio. Está emparentada con las anémonas de mar y, por su estructura anatómica y morfológica, se la puede considerar como una especie de hidra invertida, cuyo pie sería la umbrela, o flotador, con los tentáculos suspendidos. Existe gran variedad de medusas, de formas y tamaños muy diversos. Tiene la boca situada en el centro de la parte inferior de la umbrela. Los tentáculos, que pueden medir varios metros de largo en las medusas gigantes, tienen por función capturar las presas, generalmente peces, y acercarlas al orificio bucal. La composición de la medusa es notable, porque, en efecto, este animal contiene un 95 % de agua. La materia orgánica no representa más que el 5 % de su masa total. Por eso, cuando una medusa es arrojada a una playa, se funde literalmente, y unas horas más tarde no queda de ella más que una mancha húmeda en la arena. Eso no impide en absoluto que la medusa sea un animal muy venenoso. Sus tentáculos llevan vesículas y glándulas llamadas nematocistos, armadas de filamentos envenenados. En los mares fríos y templados, las medusas son relativamente poco peligrosas, aunque un nadador al que hayan picado en muchos sitios puede perder el conocimiento bajo la acción del veneno, pero, en los mares cálidos, viven medusas altamente tóxicas, cuyas picaduras pueden ocasionar la muerte de un hombre.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *