Megachila

Recorta pequeñas lunas en las hojas

Existen vanas especies de megachilas, abejas especializadas en recortar hojas. La forma de vida de la megachila no se diferencia esencialmente de la de las demás abejas solitarias, la xilocopa por ejemplo. Algunas especies de megachilas excavan una vivienda en forma de madriguera en el suelo, pero la mayor parte de ellas se instalan en la madera. Taladran una galería más o menos larga, con sus potentes mandíbulas. Tras haber acabado el grueso de la obra, el insecto se va a recortar hojas, dando preferencia a las de los rosales, lilas u otros arbustos ornamentales, lo cual hace que los horticultores la detesten. Cada fragmento de hoja es transportado a la galería, donde la megachila lo dispone en forma de pequeño cilindro, constituyendo varios fragmentos una celdilla para un huevo. La hembra, puesto que únicamente es ella quien asume todos los trabajos inherentes a la perpetuación de la especie, se va a libar las flores y recoge polen y néctar, que deposita en cada celdilla Así, cada cubículo contiene suficientes sustancias alimenticias para asegurar el desarrollo de la larva. Una galería de megachila viene a tener una media de ocho a quince celdillas, que producen otros tantos jóvenes insectos. Lo que resulta curioso es que cada larva se acantona en su propia celdilla y no trata de visitar la vecina. Se ha observado que las celdillas exteriores producen los machos, mientras que las hembras se desarrollan en las del fondo. La megachila tiene un único ciclo anual, pero los insectos perfectos no abandonan sus celdillas hasta la primavera que sigue a su nacimiento.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *