Megophrys

Tiene buen cuidado de no chocar con sus apéndices

El género Megophrys que pertenece a la familia de los Pelobátidos vive en el sudeste de Asia. Se conocen bien dos especies: Megophrys minor, que vive en China, y Megophrys montícola, localizada en Tailandia, en la península de Malasia, en Borneo y en Filipinas. Esta última especie comprende en realidad dos subespecies, una de las cuales es la nasuta. Llamado comúnmente násico, este animal se reconoce inmediatamente gracias a la presencia de excrecencias de la piel. Estos apéndices carnosos, blandos al tacto y extremadamente frágiles, están situados en el extremo del hocico y por encima de los ojos. El color de los animales varía desde el ocre hasta el marrón oscuro, lo que permite un camuflaje fácil en el suelo del bosque. Por otra parte, se observan dos líneas salientes en el dorso y la pupila es vertical como en los pelobátidos europeos o en los Scaphio-pus de América del Norte. Los renacuajos de megophrys poseen particularidades anatómicas tales como las mencionadas expansiones cutáneas al nivel de los labios, donde forman una especie de embudo. Habitantes de pantanos y brazos de ríos, estos renacuajos son esencialmente micrófagos; el embudo bucal, que colocan en la superficie del agua filtra las algas y microorganismos que son arrastrados hacia la boca. Cuando algunas partículas indeseables penetra en el embudo, los renacuajos cierran la boca y se sumergen para desembarazarse de esos desechos. Además, el embudo bucal sirve verosímilmente de flotador, porque los renacuajos, con frecuencia colocados en posición vertical, parecen suspendidos en el agua.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *