Mejillón

Antaño se hilaba su biso para confeccionar vestidos

Todo el mundo conoce al mejillón, una de las delicadezas gastronómicas que nos ofrece el mar. Lo que es menos conocido es que el mejillón ha sido utilizado para fines textiles. Efectivamente, el pie de este molusco segrega un mechón de filamentos protéicos, que se llama biso, y que sirve para anclar sólidamente al animal a la roca, impidiendo que sea arrastrado por las olas. Los filamentos del biso son tan sólidos que se pueden tejer para la confección de ropa. En varias regiones costeras, antiguamente se fabricaba así el paño. El mejillón vive exclusivamente en la zona de mareas, a algunos metros de la orilla. Su principal zona de vida es el límite de marea baja. Pocos moluscos pueden rivalizar en abundancia con el mejillón. Se han observado acumulaciones de mejillones de 16.000 individuos sobre una roca de 30 cm de lado. Las colonias florecientes cuentan con hasta 20 millones de mejillones. Se conocen varias especies de mejillones, y todas ellas se parecen mucho. El mejillón vive en el mar, pero también se acostumbra a una cierta disolución de agua dulce. Apretando sus dos valvas, puede incluso sobrevivir mucho tiempo en agua dulce. En su juventud, este molusco se desplaza frecuentemente, pero una vez alcanzada la edad adulta, se fija más o menos definitivamente sobre un soporte. El mejillón se alimenta filtrando el agua y reteniendo las partículas alimenticias. Tiene muchos enemigos entre los moluscos, los peces y las aves de mar. Sucede a veces que segrega en su cuerpo toxinas peligrosas para el hombre.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *