Metino moteado

Por suerte, de la temible piraña sólo tiene el aspecto

Los peces del género Metynnis se parecen mucho a las pirañas con quienes están emparentados. Presentan, en efecto, un cuerpo muy ensanchado hacia arriba y comprimido lateralmente, un perfil ventral en quilla con borde de dientes de sierra (el nombre genérico de las pirañas, Serrasaímus, significa «salmón de sierra») y una sola aleta dorsal con una aleta adiposa particularmente desarrollada. Se diferencian, sin embargo, de las pirañas por la forma casi circular del cuerpo que, junto con su aspecto plateado, les ha valido también el nombre de peces dólar. Los ictiólogos los clasifican en una subfamilia propia: la de los Mileínos, aludiendo a sus dientes en forma de muela. Estas falsas pirañas son inofensivos vegetarianos. Su dentición, esencialmente molariforme, les permite triturar hojas, frutos y semillas caídas en el agua. Pero algunas especies no desdeñan alimentos de origen animal y, en particular, pequeños moluscos. El metino moteado, respondiendo a su nombre, presenta cierto número de manchas oscuras más o menos grandes y sin forma bien definida en los flancos. Se pueden identificar los sexos: los machos se distinguen por una aleta anal más vivamente coloreada y recortada en media luna en su parte anterior, con lo que la parte posterior parece estar separada. En la hembra, la aleta anal es recta o ligeramente redondeada. Corrientemente criado en acuario se ha conseguido que se reproduzca. Una parada nupcial muy animada precede a la puesta de los huevos, entre las plantas. Tras 4 días de incubación y otro tanto de vida fija, los alevines nadan en busca de su primera comida.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *