Millepora

Sus colonias se parecen a los corales verdaderos

Las milleporas son Hidrozoos pertenecientes al grupo de los Hidrocora-larios a mitad de camino entre las hidras y los corales verdaderos; contribuyen a formar arrecifes de coral. Su aspecto es macizo: se trata del esqueleto cálcareo producido por una red de estolones, surgida del pólipo fundador de la colonia. Podemos observar millares de pequeños agujeros diseminados por su superficie, en los cuales se refugian los elementos vivientes del conjunto, y de ahí le viene el nombre de millepora. Unas algas simbióticas son responsables del color amarillo que caracteriza al revestimiento exterior de las milleporas. Algunas milleporas tienen una forma rameada, lo que hace que se las confunda con corales, pero se diferencian de ellos por las células urticantes o cnidoblastos, que segregan un veneno cuya penetración en la piel, por contacto, provoca un dolor muy vivo. Por esta razón a las mille poras se les llama también “corales de fuego”. Los pólipos son de dos tipos: unos sirven para la defensa y los otros para la nutrición. Los primeros, más numerosos, rodean a cada pólipo alimenticio. En el origen de la colonia, un pólipo fundador se adhiere a una roca y la cubre con una capa de medio milímetro de espesor. De esta superficie salen unos estolones que segregan caliza en la que los pólipos defensores y alimenticios se desarrollan progresivamente. Sólo la capa superficial de la millepora está viva; poco a poco, a medida que van engrosando las paredes cálcáreas, se forman nuevos “pisos” y el conjunto de la colonia va adquiriendo volumen.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *