Mocasín mejicano

Es el único crótalo negro que existe

Este mocasín, al que los mejicanos llaman cantil, es el único representante de los crótalos americanos completamente negro, a veces castaño muy oscuro. Por todo adorno lleva dos líneas blancas que discurren a ambos lados de la cabeza. El contorno de la boca es también blanco. Este color, al mismo tiempo sobrio y contrastado, hace que este mocasín sea una hermosa serpiente muy cotizada. Pero no es éste un animal de compañía que sirva para jugar. El mocasín, de virulento veneno, es peligroso. Sin embargo, pocas son las mordeduras mortales que hay que lamentar en el hombre. Lo cual ha de atribuirse al hecho de que el hombre apenas penetre en su biotopo, consistente en pantanos y lugares húmedos de los que bordean los ríos y los lagos, y donde la vegetación es especialmente densa. El mocasín mejicano, que vive pues en paz y alejado de las actividades humanas, gusta de exponerse al sol matinal. Cuando hace calor, se mete en el agua y allí se queda, medio sumergido. Si nada, lo hace aprisa y graciosamente, imprimiendo a su cuerpo movimientos ondulatorios. Las costumbres reproductoras y sus particularidades se conocen muy imperfectamente en el mocasín mejicano, ya que muy pocos zoólogos han observado este reptil en su hábitat natural. Puede vérsele en los vivarios y parques zoológicos, donde su aspecto espectacular causa impresión. Su régimen alimenticio consiste probablemente en peces, ranas y roedores anfibios. En cautividad, el mocasín se acostumbra a comer ratas y ratones.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *