Molgula

Las molgulas viven en solitario y forman parte del grupo de los Ascidiáceos simples. Algunas molgulas tienen la túnica cubierta de arena y de restos de conchas, debido al medio arenoso en que viven. Por esta razón han desarrollado un modo de fijación bastante especial: de la túnica surgen unas vellosidades que van creciendo hasta juntarse con los granos de arena. Este ser vivo enterrado en el sustrato está cubierto de diversos restos de conchas y otros elementos extraños adheridos a las vellosidades, lo que es causa de que muchos pescadores conozcan a esta molgula con el sobrenombre de «huevo de arena». Las molgulas tienen la particularidad de llevar un riñón o más exactamente un saco renal en el que se ha comprobado la presencia de ácido úrico; así pues, se trata de un órgano funcional. Estas especies serían resultado de una evolución ocurrida en el seno de los Ascidiáceos y que ha desarrollado un tipo más evolucionado. En las molgulas la reproducción no presenta un carácter constante y lo mismo sucede con el desarrollo embrionario. Algunas especies son ovíparas, desarrollándose los huevos en el medio ambiente, mientras que otras son vivíparas. De una especie a otra, las larvas presentan variaciones: algunas no tienen cola, pero este fenómeno no está relacionado con la viviparidad o la oviparidad; las larvas «anuras» (sin cola) o «urodelas» (con cola) pueden ser de un tipo o de otro. La ausencia de cola representa cierta particularidad en el acortamiento del desarrollo embrionario. La cuerda aparece normalmente, pero los elementos del esbozo caudal experimentan regresiones, impidiendo así la formación de la cola. La larva anura no es, pues, una larva típica de los Ascidiáceos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *