Moloc

Es un verdadero manojo de espinas

Este asombroso y pequeño representante de la numerosa familia de los Agámidos ha recibido numerosos sobrenombres: diablo punzante, demonio de las montañas y otros, todos debidos probablemente a su aspecto poco atractivo. El moloc, de hecho, es un lagarto completamente inofensivo que vive en las regiones áridas y más o menos desérticas del continente australiano, donde se alimenta casi exclusivamente de hormigas. De espíritu práctico, el moloc se mantiene en la proximidad de una colonia de hormigas en marcha, cogiendo a los insectos a medida que pasan con la ayuda de su lengua. Las estrías de sus dientes están especialmente hechas para triturar la dura quitina de las hormigas. Se ha observado que la comida media de un moloc consistía en 2000 ó 3000 de estos insectos, capturados a un ritmo de 30 por minuto... El cuerpo del moloc está provisto por completo de escamas espinosas, que probablemente tienen un papel protector. El colorido de su piel está armoniosamente compuesto de tintes cálidos, que el animal puede modificar en cierta medida para acomodarlos con sus alrededores inmediatos. Otra particularidad interesante en el moloc es la estructura de su piel. Aunque impermeable, está provista, entre las escamas, de numerosos surcos capilares que retienen fácilmente el agua. Este agua alcanza los labios del animal, que sólo tiene que tragarla. El rocío de la mañana es aprovechado de esta forma por el moloc, que puede vivir así sin riesgo de deshidratación. La hembra deposita sus huevos en el fondo de un pasillo subterráneo que cava laboriosamente en el suelo arenoso.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *