Mormírido

Emite un campo eléctrico protector

Se conocen actualmente un centenar de especies de mormíridos, que constituyen una familia propia. Los zoólogos se han dado cuenta hace relativamente poco tiempo de que estos peces se rodean de un campo eléctrico para protegerse de sus enemigos. Al contrario que el malapteruro, que emite descargas repentinas pero muy espaciadas unas de otras, el mormírido dispone de la facultad sorprendente de producir pulsaciones eléctricas de una forma permanente, durante toda su vida, a baja tensión pero con elevada intensidad. El órgano generador de electricidad se encuentra en los músculos de la cola. Las descargas se propagan por el agua que rodea al pez y forman un campo eléctrico entre la cabeza, que es el polo positivo, y la cola, que es el polo negativo. Este campo puede ser registrado fácilmente con un oscilógrafo. Cuando algo perturba el campo eléctrico, el mormírido se aleja al punto, pues unos minúsculos poros situados sobre la cabeza del pez le permiten percibir tales perturbaciones. Por otra parte, el campo eléctrico tiene, además, la función de advertir al mormírido de la presencia de pececillos, de los que se alimenta. Además de sus propiedades eléctricas, el mormírido tiene un cerebro bastante más desarrollado y voluminoso que el de los demás peces. No se sabe, sin embargo, si es más inteligente por ello. También es cierto que el mormírido puede evolucionar con plena seguridad en las aguas turbias de los pantanos y los ríos, gracias a su sistema original de detección eléctrica. No se sabe aún a qué edad adquieren los jóvenes esta facultad.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *