Mosca mediterránea de las frutas

Devasta los cultivos de frutales

Esta bonita mosca pertenece a una familia con alas «decoradas». Junto con el abejorro japonés, es uno de los insectos que los americanos más temen que se introduzca en su suelo. Fue identificada por primera vez en Malasia, a principios del siglo pasado, pero no se sabe cuál es su país de origen. Puede ser tanto Africa occidental como Marruecos, donde abunda en los bosques de arganes. Entre la fecha en que se descubrió y 1930, esta mosca de las frutas invadió casi todas las regiones cálidas del mundo, llegando en Francia hasta la cuenca parisiense, límite septentrional de la especie. Apareció en Florida, en las plantaciones de agrios, un poco antes de 1930, pero desapareció por completo de este estado tras una guerra química sin cuartel. Pero parece que se ha implantado en las islas Hawai, donde sólo se lucha contra ella mediante métodos Cuando no vuelan, estas moscas se desplazan sin prisa, con las alas más apartadas del cuerpo que las moscas domésticas. Esta separación es más exagerada en el momento de la puesta; en ese momento, la hembra, sirviéndose de una especie de taladro, introduce un paquete de huevos debajo de la piel de un fruto o en su cutícula. Cuando eclosionan, las larvas se alimentan del mesocarpio, llegando a penetrar a veces hasta el hueso. En casi todos los casos, el fruto acaba por caerse, pero antes de eso se puede observar cómo va perdiendo color hasta que llega a pudrirse. Una enorme proporción de huevos de esta mosca mueren, en los agrios, a causa de los aceites esenciales existentes en la piel de los frutos. Sin embargo, no por ello disminuyen sus ataques.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *