Murciélago gigante

El mayor mamífero volador

Ver volar a un murciélago gigante es desde luego un espectáculo impresionante. ¡Figuraos un murciélago cuyas alas tienen una envergadura de 1,70 m y aún más! Es un verdadero gigante entre los quirópteros, de los que la gran mayoría de las especies no tiene más que un tamaño y una envergadura muy modestos. El murciélago gigante es propio de Indonesia y las islas de la Sonda constituyen su dominio. Muy estrechamente ligado a los amplios bosques, saca de ellos su subsistencia, alimentándose de frutos maduros. Resulta muy difícil observar a un murciélago gigante en terreno descubierto y, cuando se da el caso, se trata sin lugar a dudas de un individuo efectuando una corta migración local, en busca de alimentos. El murciélago gigante es muy sociable, al contrario que las otras especies que prefieren una vida más aislada. El murciélago gigante se reúne en bandadas compuestas de centenares de individuos. Un dormitorio común sirve de refugio diurno y está constituido siempre por un gran árbol más o menos despojado de hojas. Á partir del crepúsculo, los murciérlagos gigantes vuelan en apretadas filas para acercarse a los árboles cuyas frutas maduras han llamado su atención. A lo largo del año los árboles frutales y el árbol dormitorio cambian, al compás de la maduración de los frutos, que son el alimento exclusivo de esta especie. Ocurre a veces que los murciélagos gigantes descansan de noche para ir a llenarse el estómago de frutos durante el día. El murciélago gigante tiene un vuelo poderoso y seguro. Sabe perfectamente hacer frente a vientos muy fuertes, rozando las copas de los árboles o la superficie del agua.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *