Musaraña alpina

Llega hasta los 3000 metros de altitud

La musaraña alpina, uno de los mamíferos más pequeños de Europa, es pariente cercana de la musaraña de planicie. Esta especie ha colonizado, curiosamente, los habitats montañosos y no se encuentra en las regiones bajas. Llega hasta los 3000 metros de altitud en los Alpes, lo que, para un mamífero insectívoro, es muy notable, sobre todo habida cuenta de las condiciones climáticas que reinan en esas zonas. La musaraña alpina vive en muchos biotopos, pero se la puede encontrar en las praderas húmedas, en las turberas y en terrenos pantanosos. A gran altitud, vive en las lindes de los bosques de coniferas. Gomo todos sus congéneres, la musaraña alpina habita en madrigueras o en agujeros del suelo, ya sea bajo rocas o en galerías abandonadas por el ratón de las nieves. Carnívora y muy voraz, esta musaraña no vacila en devorar una camada de ratoncillos si ha decidido apropiarse de una guarida ya preparada. Sin embargo, su alimento principal son insectos variados y sus larvas. Consume muchas lombrices y artrópodos que halla en las redes de galerías subterráneas. Aún así, de cuando en cuando come semillas o bayas. Su ciclo de actividad consiste en una sucesión de períodos de vigilia y reposo alternados, pero muy breves; por lo tanto, es muy activa tanto de día como de noche. Su hocico, en constante movimiento, le informa acerca de los olores, pues con el olfato localiza a sus presas. Esta especie no se aletarga, sino que permanece activa bajo la nieve durante todo el invierno.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *