Musaraña común

Es la más abundante de las musarañas europeas

El pequeño mundo de las musarañas es recoleto y pasa desapercibido muy a menudo. Existen muchos de estos minúsculos insectívoros en Europa, pero su identificación exacta es una cuestión de especialistas. Para el profano, todas las musarañas se parecen. Es cierto que el solo hecho de entrever una pequeña forma gris deslizarse rápidamente, no permite distinguir una especie de otra. La musaraña común vive sobre todo entre la maleza y en los bosques, pero también frecuenta los campos en países húmedos. A veces, puede encontrársele a una altitud de 1.900 m. Su pelaje marrón oscuro por la zona dorsal tiene los flancos más claros y el vientre gris crema; entre el dorso y el vientre puede verse una banda rojiza. Una de las particularidades de la especie es tener los dientes teñidos de marrón rojizo en las puntas. La musaraña común, muy abundante y extendida por Europa, sólo falta en Irlanda. En Asia, se la encuentra en casi toda Siberia. Pero no hay que confundirla con la especie holártica Sorex arcticus (tundrensis), que no es exclusivamente ártica. De cualquier forma, la musaraña común, dado su modo de vida en gran parte subterráneo, puede sobrevivir sin preocuparse mucho del rigor del clima exterior: mantiene una actividad invernal. En montaña no hay que confundirse se podrá contemplar en la musaraña de los Alpes. Poco exigente en cuanto al medio natural, la musaraña común puede verse por todos lados, tanto en pleno bosque como en las inmediaciones de núcleos humanos. Generalmente, tiene su madriguera en las galerías de los topos, campañoles y ratones, pero también cava sus propias galerías, que no siempre son perfectas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *