Musaraña de Miller

Es una especie reliquia preglaciar

Aunque estrechamente emparentada con la musaraña acuática, con la cual se suele confundir a menudo, la musaraña de Miller parece ser una especie diferente, a tenor de una serie de particularidades: la coloración de la cara dorsal del pelaje, a veces más grisáceo; la cara inferior de la cola, desprovista de la franja de pelos que forman timón: las aristas externas de las patas posteriores, lampiñas y sin peines de pelos. Algunos naturalistas, sin embargo, consideran esas particularidades como resultados del uso, no como rasgos específicos. La musaraña de Miller tiene al contrario que la acuática, una distribución geográfica extremadamente reducida. Se la encuentra en los Pirineos, en la cadena de los Alpes y en algunos puntos de las llanuras de Europa oriental. Los zoólogos están de acuerdo en que se trata de un animal reliquia del periodo preglaciar, que tal vez pudo sobrevivir en «islas» que emergían de la capa de hielo que cubrió Europa en tiempos no tan lejanos desde el punto de vista geológico. En los casos en que las dos especies de las que hablamos viven cerca, en biotopos comunes, se comprueba que no se dan casos de hibridación. Parece, por otra parte, que esta musaraña está menos estrechamente ligada al agua de lo que se dice, porque se la puede encontrar en praderas húmedas y en lugares bastante alejados de ríos u otras corrientes de agua. Acerca de la biología de la musaraña de Miller, sólo se conoce que su reproducción es la misma que la de la otra Neomys. En montaña ha sido vista a 3000 m.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *