Musaraña etrusca

Es el mamífero más pequeño del mundo

La musaraña etrusca merece toda nuestra atención, porque es el más pequeño de todos los mamíferos. Se parece a las demás musarañas, que están emparentadas con ella, pero que tienen un tamaño superior al suyo. La musaraña etrusca es prácticamente invisible en la naturaleza debido a su menudo tamaño y a sus costumbres, muy discretas y parcialmente nocturnas. Se necesita mucha perspicacia para llegar a descubrir a este animal. Es, sin embargo, un carnicero temible, que ataca a todas las presas que encuentra, con tal de que no sean más grandes que ella. Descubre a sus víctimas a 30 cm de distancia y se precipita sobre ellas con furia indescriptible. Se ensaña y muerde a la desgraciada presa hasta que muere, devorándola después. La musaraña etrusca necesita mucho calor y por esta razón sólo se encuentra en las regiones mediterráneas. Sus necesidades de alimento son increíbles y se puede decir que come continuamente. Un ayuno de tres horas basta para que muera de inanición. Igualmente, un simple descenso de la temperatura por debajo de los 15° C acarrea su muerte. Este minúsculo mamífero busca los lugares pedregosos y vive en galerías de pequeño diámetro, porque, en efecto, le es indispensable sentir permanentemente un contacto estrecho entre el suelo y las distintas partes de su cuerpo. Los especialistas llaman «tigmotactismo» a esta necesidad de contacto. La musaraña etrusca se reproduce durante todo el verano. En la época de celo, el macho desprende un olor a almizcle muy perceptible.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *