Navaja

Este curioso molusco vive enterrado en la arena

La navaja, de la que se conocen varias especies que constituyen la familia de los solénidos, es un singular molusco bivalvo que pasa la mayor parte de su existencia enterrado en la arena, es decir, invisible. Con frecuencia se encuentran sus curiosas conchas y uno se pregunta a qué animal pueden pertenecer. La navaja vive en las playas y sólo se alimenta con la marea alta. Se mantiene justo por debajo de la superficie de arena, sin dejar asomar nada más que su corto sifón. Este sifón le sirve para aspirar el agua, que contiene oxígeno y partículas alimenticias a la vez. Las partículas de comida son captadas por el mucus de las agallas cubiertas de cilios vibrátiles y de ahí son proyectadas a un par de palpos situados a ambos lados de la boca. Con marea baja, la navaja se adentra generalmente en la arena, pero se advierte su presencia a veces por la pequeña depresión en forma de embudo bajo la que se encuentra. De vez en cuando, saltan chorritos de agua de esa depresión, lo que ha valido a la navaja el apodo de «concha escupidora». Sin embargo, no resulta fácil contemplar este fenómeno, porque la navaja es extremadamente sensible a las vibraciones producidas por los pasos sobre la arena. Al menor temor, se hunde más profundamente. Sube y baja en la arena con ayuda de su pie musculoso, situado en la base de la misma concha. Este pie se adhiere sólidamente a la arena y el molusco puede estirarlo o contraerlo a voluntad. Fuera de la arena, la navaja es capaz de moverse dando saltos de varios centímetros y sabe nadar hacia atrás.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *