Neoceratodo

Es un fósil viviente

¿Pez o reptil? Esta es la pregunta que podría plantearse cualquiera al ver a esta extraña criatura desplazándose por tierra firme. El neoceratodo, conocido por el nombre de barramunda, es un extraordinario representante de los dipneustos, esos singulares peces arcaicos todavía capaces de vivir fuera del agua durante periodos prolongados. Los géneros y especies emparentadas con la barramunda australiana (Neoceratodus forsteri, aquí ilustrado) han desaparecido hace millones de años y no son conocidos por los zoólogos más que por ejemplares fosilizados. Puede decirse que este animal no ha cambiado en absoluto desde hace unos trescientos millones de años. La barramunda actual hace el papel de superviviente y se encuentra absolutamente aislada en el reino animal. Es el último vástago de la estirpe. De todos los dipneustos vivientes en nuestros días, la barrcuda australiana es el más primitivo; es también uno de los más grandes. Antaño, estaba bastante localizado en algunos ríos del continente australiano, sobre todo en las cuencas de los ríos Burnett y Mary, en Queensland. Sin embargo se le introdujo en otras cuencas fluviales, a las que se adaptó bien y se multiplicó. Por lo tanto, ya no es un animal raro, sino todo lo contrario. El régimen alimenticio de la barramunda consiste en caracoles y otros animales invertebrados, pero también come vegetales, lo cual es muy curioso, pues los peces son habitualmente carnívoros o herbívoros. La biología de la barramunda es relativamente conocida. La hembra pone huevos que al hacer eclosión darán larvas ya provistas de cuatro patas; una especie de renacuajos que tienen además branquias externas, que luego pierden.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *