Neptícula pigmea

Es el lepidáptero más pequeño que existe

La neptícula pigmea tiene aquí un buen lugar, aunque sólo sea porque es la mariposa más pequeña que existe En nuestra foto se la ve junto a la cabeza de una cerilla, lo que ilustra del mejor modo su tamaño. Existen más de 300 especies de neptículas que forman una familia aún muy imperfectamente estudiada. Es bastante comprensible, si se tiene en cuenta el tamaño de estas criaturas, las más pequeñas de las cuales no sobrepasan los 3 mm de envergadura y las más grandes apenas los 6 mm Es fácil imaginar que un ser así de diminuto pueda muy bien pasar desapercibido. Si el adulto es así de pequeño, se pueden calificar de ocultos la forma de vida y el desarrollo de las larvas u orugas que, en la eclosión, son realmente microscópicas La hembra fecundada deposita sus huevos sobre una ho]a de arbusto o una mata de la maleza Las microorugas perforan la cutícula y penetran en el interior mismo del parénquima Horadan túneles o minas, evidentemente proporcionados a su tamaño, por lo que todo ello va en aumento a medida que transcurre su desarrollo En una semana o dos como máximo, se completa el ciclo de la vida larvaria y de la pequeña crisálida nacerá una neptícula La mayoría de las neptículas están adornadas de bonitos colores y de dibujos dorados, plateados o cobrizos en sus alas. Se puede imaginar la fragilidad de tales mariposas Así pues, su preparación sólo puede hacerse a través de una lupa de mucho aumento Los Nepticúlidos sólo vuelan cortas distancias Un arbusto constituye el conjunto de su pequeño mundo La aptitud de las mariposas para correr sobre las hojas es extraordinaria.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *