Ninfa de Nueva Guinea

Espera boca abajo su transformación

Entre los numerosos representantes de la familia de los Ninfálidos —unas 5000 especies repartidas por todo el mundo— se encuentran las mariposas diurnas más bellas y conocidas. La especie ilustrada en esta ficha no se observa más que en Nueva Guinea y en algunas islas vecinas. Recorre las zonas forestales con su vuelo corto y lento. Vive en solitario o en pequeños grupos, a menudo en las llanuras pobladas de árboles, pero aveces frecuenta las estribaciones montañosas por encima de los 1500 m de altitud. Pone los huevos sobre diversas plantas bajas. Unos días después, nacen de ellos pequeñas larvas ligeramente peludas. Los segmentos de la oruga llevan un pincho negro provisto de ramificaciones amarillas. Una vez que su desarrollo ha terminado, la oruga deposita en un tallo una pequeña almohadilla de seda. Fija en ella su extremidad posterior y se queda colgada con la cabeza hacia abajo. En esta posición se transforma, algunas horas más tarde, en una crisálida negra y marrón. Transcurridas varias semanas, la mariposa se desprende de la envoltura de la crisálida y emprende el vuelo. Como la mayoría de los Lepidópteros, esta ninfa posee órgano del oído. Este se encuentra situado bajo el ala anterior y consiste en una membrana elástica muy tensa: el tímpano. Dicho tímpano está ligado a varios nervios sensitivos a través de un pequeño órgano colocado perpendicularmente.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *