Ofiuro cola de lagarto

No está fuera de lugar llamarle ofiuro escamoso

La forma de los ofiuros es poco variada: un disco central y 5 brazos delgados, nunca ramificados en los verdaderos ofiuros. Lo único que modifica la fisonomía de los ofiuros es la abundancia o la usencia de púas en el cuerpo; existen todos los intermedios entre formas desnudas como son algunos Ophiura y formas muy espinosas, los Ophiacantha. Nuestro cola de lagarto tiene brazos especialmente largos y fuertes bordeados de espinas muy cortas inclinadas. Vive en nuestras costas a unos metros de profundidad y le gustan los fondos de arena fangosa. Su color generalmente anaranjado, varía según el medio en que vive. Si es en la arena, adopta más o menos su color, lo que le hace poco visible y le protege de sus enemigos. Su crecimiento es lento, hacen falta 5 ó 6 años para que su disco central alcance su tamaño definitivo, es decir de 30 a 35 mm. Se alimenta de pequeños gusanos, de crustáceos, de pequeños erizos y sobre todo de detritus y de cadáveres. Incluso situado a cierta distancia de un fragmento de pescado, lo localiza enseguida, lo atrapa con uno de sus brazos y se lo lleva a la boca. Se piensa que detecta las presas con la ayuda de los órganos olfativos situados en el extremo de los brazos; se trata de pequeñas cavidades (en número de 8), tapizadas de células ciliadas. Si llegan a destruirse, el ofiuro localiza mal su alimento. Este ofiuro es parasitado con frecuencia por un alga microscópica que vive en su cuerpo, lo cual se advierte porque el animal está cubierto de puntitos verdes; si éstos se extienden demasiado, muere.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *