Ofiuro frágil

Colocado a la fuerza del revés, se da la vuelta con facilidad

Esta especie ostenta vivos colores que varían del rojo al verde pasando por el amarillo. Sus representantes poseen brazos que, no por ser flexibles, son menos frágiles. Se rompen con frecuencia, pero se regeneran con bastante rapidez. Se encuentra al ofiuro frágil en las costas rocosas de Europa, donde vive completamente aplastado contra las superficies rugosas. La especie tiene a veces un pronunciado comportamiento gregario. Así, en el seno de un grupo numeroso, una sola redada puede llevarse varios millares. Se ha podido estimar la densidad de algunos bancos de ofiuros de la Mancha en un centenar de especímenes por metro cuadrado. Si las corrientes son suficientemente débiles, el ofiuro levanta sus brazos en vertical para capturar las pequeñas partículas y los finos residuos contenidos en el agua. Estos animálculos son conducidos a la boca por el continuo movimiento de los podias repartidos a lo largo de los brazos. Si, por el contrario, las corrientes aumentan, el animal se aferra al suelo para evitar ser arrastrado. Si se coloca a este ofiuro de espaldas, se vuelve con una agilidad desconcertante y en una media de 40 segundos. El movimiento que ejecuta para lograrlo demuestra la existencia de una excelente coordinación de todos los músculos del cuerpo, a pesar de tener un sistema nervioso muy primitivo. Primeramente, levanta sus brazos en vertical, después uno o dos de ellos pasan por encima del disco central para ir a adherirse fuertemente al fondo. A continuación, una tracción de estos brazos hace volverse al disco central que se encuentra en una posición normal, con la boca hacia abajo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *