Olm

Vive en la oscuridad eterna de las cavernas

El olm es, sin duda, el animal vertebrado más singular de Europa. Lleva una existencia exclusivamente cavernícola y nunca aparece a la luz del día. Desde su descubrimiento en 1689, este animal ha planteado un buen número de problemas a los zoólogos. El cuerpo está totalmente depigmen-tado, y es de color rosa claro. Unicamente las branquias externas son de color rojo fuerte. El olm es un caso de neotenia; es una larva que se vuelve adulta sin sufrir metamorfosis y sin perder sus branquias externas. El olm es poco activo y permanece casi constantemente disimulado bajo una piedra, en el agua fría de las cavernas. Sin embargo, nada muy bien y muy de prisa. Respira por sus branquias, pero no obstante, se ve obligado a subir de vez en cuando a la superficie para absorber una bocanada de aire. Su alimento consiste en pequeños crustáceos y demás animálculos cavernícolas, así como peces diminutos que a veces se pierden en el laberinto subterráneo. El olm es muy sensible a las vibraciones del agua y este medio de detección le permite localizar a sus presas. El ciclo vital del olm es considerablemente largo respecto al de los animales de igual tamaño que viven a la luz. La cría no adquiere su madurez sexual hasta los 10 años. Lo que resulta curioso en este animal, es que sus larvas nacen con una piel pigmentada. Pierden rápidamente su coloración en la oscuridad, pero si se las cría a la luz se vuelven grises o pardas. Esta particularidad demuestra que el olm fue en tiempos pasados un animal de superficie que se ha adaptado progresivamente a la vida subterránea.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *