Orejudo

Tiene las mayores orejas de todos los quirópteros europeos

El orejudo lleva un nombre muy adecuado, a causa de sus orejas desmesuradas; sus pabellones son tres veces más largos que la cabeza del animal, es decir, casi la longitud de su cuerpo. La naturaleza tiene a veces extraños caprichos, y es posible preguntarse si tales orejas son más eficaces que aquéllas otras más cortas de los demás murciélagos, que, sin embargo, poseen un oído igualmente fino. Este animal es pequeño y no se le puede observar a menudo. Contrariamente a las otras especies de murciélagos, que viven en colonias, el orejudo prefiere la soledad y duerme aislado. Establece su morada de verano en cualquier agujero de un árbol, o en las buhardillas de una granja, o incluso en alguna pajarera destinada a las aves. Para pasar el invierno, prefiere un lugar donde las condiciones climáticas sean menos variables y cae en el sueño invernal en el interior de una caverna o un subterráneo. Se suspende preferentemente de las paredes y muros, más que de los techos. Cuando está dormido, el orejudo repliega completamente sus orejas hacia atrás. Vuela lentamente, pero con gran seguridad, describiendo muchos arabescos y evolucionando a menudo para atrapar sobre la marcha alguna mariposa o cualquier insecto. Puede observársele, sobre todo, en el bosque, donde vuela alrededor de las copas de los árboles. Se posa frecuentemente para devorar una presa o para descansar un instante antes de reemprender el vuelo. El orejudo bebe a menudo y lo hace como las golondrinas y los vencejos, pasando al ras de la superficie del agua. Las hembras se reúnen en pequeñas colonias para parir y criar a sus camadas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *