Parda circe

Está muy diezmada por la circulación automovilística

Esta circe pertenece a la gran familia de los satíridos, en la que todos sus representantes se caracterizan por el color pardo y unos adornos que consisten en bandas transversales con bordes dentados y ocelos, por lo general, numerosos, dispuestos en una hilera paralela al borde exterior de las alas. Esta familia cuenta con numerosas especies en Europa: algunas son de tamaño muy pequeño, como los representantes del género coenonympha; por el contrarío, otras tienen una gran envergadura. Este es el caso de la parda circe, que figura entre los satíridos mayores de Europa. Es una mariposa muy bonita, con su aspecto aterciopelado negro, atravesada por una banda de color crema, que casi llega hasta los bordes de las alas, muy dentados. En el ángulo superior de las alas anteriores, lleva, sobre la banda descrita, un ocelo negro salpicado de blanco. Frecuenta tanto las llanuras costeras del Mediterráneo como alturas considerables, por ejemplo, los Alpes, aunque en éstos abunda menos. Prefiere los biotopos cálidos y secos, pero donde se encuentran grandes árboles, porque tiene la costumbre de posarse sobre los troncos, estableciendo una perfecta homocromía cuando cierra las alas. Esta predilección por los lugares arbolados explica su presencia a lo largo de muchas carreteras meridionales bordeadas de pinos y de robles; pero esto les hace muy vulnerables, pues muchos individuos perecen estrellados contra los automóviles. La oruga de la parda circe se alimenta de gramíneas. La crisálida permanece en el suelo, generalmente escondida bajo una mata de hierba.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *