Pardela capirotada

Se conserva, pese a los estragos que causan los indígenas

Esta ave marina anida formando colonias en el archipiélago de Tristán de Cunha, en las islas Falkland y Gough. Finalizada la época de la reproducción, emigra hacia el norte para sustraerse al invierno antártico y llega hasta el trópico de Cáncer, aunque siempre circunscrito al océano Atlántico. Planeador excelente, surca el aire sin esfuerzo aparente, con sus grandes alas extendidas, y sabe combinar a la perfección el movimiento de las alas y el vuelo planeado. Al igual que el albatros, aprovecha las corrientes de aire que crea el viento en las proximidades de las olas y captura sus alimentos en la superficie del mar, ya sea posándose en el agua o sumergiéndose por unos instantes. Se alimenta de moluscos cefalópodos, de pececillos y de crustáceos pterópodos. Suele vérsele acompañando a las ballenas, pero prefiere seguir a los barcos de pesca, ya que se alimenta de los desperdicios que éstos arrojan al mar. En estas ocasiones manifiesta el mismo espíritu gregario que para la reproducción. Las colonias de la isla Nightingale son las más importantes que xse conocen; se ha estimado el número de parejas reproductoras en dos millones. Los nidos suelen hallarse en el fondo de madrigueras excavadas en algún lugar seco (una pradera o un talud boscoso), y ocupan toda la extensión de las islas. A veces, faltos de espacio, numerosos pájaros se ven obligados a poner al aire libre, y abandonan sus huevos. La puesta tiene lugar en noviembre, sobre una porción de terreno de un metro de longitud aproximadamente, exenta de hierbas u otros materiales de relleno. Los adultos abandonan a las crias antes de que éstas vuelen, en abril. Al salir del nido, los pequeñuelos son atacados a menudo por los skúas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *