Pardela sombría

Uno de los mayores migradores entre las aves

Las quince especies de pardelas son, de hecho, petreles emparentados con los albatros, aunque de tamaño mucho menor. Son aves marinas, que únicamente se posan en tierra firme para reproducirse y criar a su prole. Se encuentran pardelas en todos los mares, salvo en los parajes polares. Algunas especies se desplazan hacia el interior de inmensas zonas y emigran regularmente de un hemisferio a otro. Otras pardelas parecen preferir una vida más sedentaria y permanecen acantonadas en límites más restringidos. Aún se sabe poca cosa sobre la biología de las pardelas, ya que se desconocen algunos de los lugares de reproducción y otros son poco accesibles. La pardela anida en grandes colonias, algunas de las cuales son las concentraciones más inmensas de aves conocidas, como es el caso de las islas Nightingale y Cook próximas a Tristán de Cunha, donde tres millones de pardelas anidan cada año. La pardela es un excelente volador. Como el albatros, es capaz de recorrer varios kilómetros sin necesidad de mover las alas, lo que le permite franquear enormes distancias sin fatigarse. Las migraciones de las diferentes pardelas son excepcionalmente largas. Así, la pardela de Tasmania recorre literalmente las costas del océano Pacífico cada año, con una precisión tal que reaparece invariablemente en los lugares de puesta y en una fecha precisa. En casi todas las colonias de pardelas, los hombres sacan de los nidos los polluelos y los huevos, que constituyen una fuente de alimento importante.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *