Pellejo de mar rojo

El alimento se le queda pegado y luego lo absorbe

Sus individuos, aislados, presentan una túnica cilindrica de bellos tonos entre bermejos y amarillos anaranjados hacia la base. Está cubierta de minúsculas papilas en las que hay microscópicas púas calcáreas que le dan un aspecto aterciopelado. Los dos sifones son netamente distintos, y el contorno de sus orificios presenta una coronilla de pelos recios y bastante regulares. En todos los ascidiáceos, los sifones constituyen entradas o salidas de agua. El sifón bucal, situado en lo más alto, deja pasar el agua al interior de la faringe. Esta adopta la forma de una cavidad cilindrica perforada de múltiples hileras de hendiduras con bordes ciliados. La corriente de agua que crea la agitación coordinada de estos millones de cilios penetra en la cavidad faríngea desde arriba, atraviesa las hendiduras y llega a la cavidad que rodea la faringe, y que comunica con el exterior por medio del sifón de salida de agua (o cloaca) El paso de agua a través de las hendiduras ciliadas permiten la respiración y la captura de las minúsculas partículas nutricias. Una capa de mucus, constantemente presente en toda la cara interior de la cavidad, captura las partículas alimenticias que trae la corriente. Esta sustancia, que se produce en una región especial de la faringe, se extiende por la superficie interna lo mismo que una alfombra, y después se enrolla hacia el lado opuesto, mediante un cordón que desciende, para ser digerida en el esófago, situado al fondo de la cavidad.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *