Peltogaster

Practica un. alto grado de parasitismo

Los peltogasters son para los paguros lo que las sacculmas para los cangrejos Estos cirrípedos rizocéfalos están representados por más de 50 especies se encuentran en todas las costas en las que vivan sus huéspedes Si observamos a un cangrejo ermitaño parasitado, notamos bajo su cola la presencia de masas ovoides amarillo anaranjadas que no se parecen en nada a los otros cirrípedos conocidos como los anatifes, y para clasificarlos en el mismo grupo hay que estudiar atentamente su embriogenia El desarrollo es micialmente parecido al de todos los crustáceos sésiles, los cirrípedos después de la puesta, los huevos dan nacimiento a una larva de tipo nauphus, que se transformará en larva cypris nadadora, la cual se dedicará a buscar un posible huésped Pero, a partir de entonces, el proceso de crecimiento de los peltogasters se aleja del de los otros cirripedos. En efecto, en cuanto encuentra un paguro, la larva cipris se aferra a uno de sus pelos con una de sus anténulas, desde entonces empieza a sufrir una importante reducción, lo que le confiere el aspecto de una masa celular ovoide. Esta se inyecta en su huésped por medio de la anténula adherida que, entre tanto, se ha transformado en una especie de aguja hueca que ha horadado el caparazón del paguro Las células del peltogaster irán a fijarse al nivel del intestino, donde se desarrollarán intensamente Una especie de sacos exteriores al huésped envuelven las glándulas genitales ovarios v testículos del peltogaster En efecto, esta especie es her-mafrodita v se autofecunda, lo que es indispensable en la vida parasitaria para la supervivencia de la especie.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *