Pergesa porcellus

Los adultos presentan un bello color rosa suave

Por el aspecto de sus orugas a veces se denomina «cerdito» a este pequeño esfíngido de las viñas. Sus segmentos torácicos, muy estrechos, contrastan con los abdominales, que, al ser capaces de retraerse y contraerse, le confieren un cierto aspecto de hocico de cerdo Al contrario que la mayoría de las orugas de esfíngidos, los cuernos de la larva están, en esta especie, muy atrofiados Esta larva puede vivir sobre las hojas de vid, pero se la ve casi siempre en plantas bajas, tales como epilobios, galios e incluso fucsias de jardín Forma su crisálida en el suelo Algunas semanas o meses más tarde (hay dos generaciones al año), nace la mariposa. De tamaño regular -(40 a 50 mm de envergadura; este magnífico esfíngido de color rosa intenso es muy común en Europa y Asia Le atraen las luces intensas, por lo que se le ve a menudo en fachadas iluminadas y en carreteras. La pergesa porcellus se cuenta entre las escasas especies de esfíngidos que pueden producir individuos híbridos. Este fenómeno, consecuencia del cruce de dos individuos de especies diferentes, se observa muy raramente en la naturaleza Para que se produzca, las dos especies en cuestión han de compartir un territorio muy restringido y una de las especies habrá de ser más tardía; los machos nacen antes que las hembras Las orugas que resultan de este cruzamiento son muy frágiles. Casi siempre, su alimentación es idéntica a la de la especie del padre Las mariposas que nacerán pudieran presentar, unos junto a otros (formando mosaico), caracteres paternos y maternos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *