Perro del mar índico

El perro de mar índico es muy parecido al tiburón de franjas pardas, con el que comparte todas sus características generales. A veces, algunos autores los clasifican juntos, dentro de un género diferente de especies cercanas (Hemis-cyllium en lugar de Chiloscyllium). Presenta todos los rasgos del grupo de tiburones de aleta anal (Galeiformes) anal muy desarrollada, dos dorsales sin espinas y también los de la familia de tiburones alfombra a la que pertenecen (Orectolóbidos) pliegues que unen la boca con los orificios nasales, barbillas prolongadas, hendiduras branquiales posteriores suspendidas sobre la base de las pectorales. Su denominación común de «perro de mar» se debe a la especial configuración del hocico. Es inofensivo y de pequeño tamaño, x vive cerca del fondo marino y casi siempre muestra un temperamento muy plácido. Como sus congéneres y a diferencia de la mayoría de los tiburones, puede aspirar el agua a través de las narices o espiráculos, ya que están desarrollados convenientemente para mantener una suficiente circulación de agua entre las branquias. La mayoría de los tiburones se ven obligados a nadar constantemente para conseguir que el agua penetre por la boca e irrigue las branquias: de no ser así se asfixiarían, ya que son incapaces de efectuar los habituales movimientos respiratorios, tan característicos de los peces. En el momento de la puesta, los huevos del perro de mar índico están protegidos por una gruesa capa córnea. Desde que se produce la eclosión, los alevines nadan activamente. Sus colores básicos les confieren momentáneamente un elevado poder homocromático y mimètico dentro de su hábitat.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *