Petrel de Hawai

Sus gritos asustaban a los marinos de antaño

El petrel de Hawai, igual que las otras especies de petreles, todavía no se conoce muy bien, en comparación con las aves terrestres y de costumbres diurnas. Es preciso decir que el estudio de los petreles lucha con dificultades considerables, por una parte, a causa de su distribución oceánica durante la mayor parte del año, y por otra, por el hecho de su extraño modo de nidificación. Además, la identificación de estas aves dista mucho de ser fácil; el género Pterodro-ma, por ejemplo, cuenta con unas veinte especies muy parecidas de aspecto. El petrel de Hawai también vive en el archipiélago de las Galápagos, pero, como indica su nombre, en las islas Hawai es donde se sitúa su verdadera patria. Este ave anida en madrigueras, que cava con su pico y con o. sus patas provistas de fuertes garras, en los flancos de las colinas y de las montañas insulares, a veces bastante alejadas del mar. Como las otras especies, este petrel emite gritos y sonidos absolutamente sorprendentes, cuando entra en actividad nocturna. Las aves mantienen un contaco acústico entre sí y cuando se acampa cerca de una montaña minada por centenares de petreles, que crían allí a sus pequeños, se creería estar en un universo fantasmal, a causa de sus tremendos gritos. No obstante, el petrel de Hawai, como sus congéneres, es un ave completamente inofensiva. Se alimenta de peces y de otros animales marinos, que pesca en mar abierto. Llegado a un cierto estado de su desarrollo, el joven petrel es más pesado que sus padres, pero antes de aprender a volar pierde su gordura.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *