Petrel de las nieves

Un ave de los hielos antarticos

Aí petrel de las nieves le va bien su nombre por dos razones: primeramente, a causa de su plumaje blanco y, después, porque anida más al sur que cualquier otra ave. Es en las extensiones desérticas, heladas y nevadas del continente Antártico donde pone sus huevos y cría a sus pequeños. Se han encontrado petreles de las nieves anidando en las altas montañas, a decenas de kilómetros de la costa, lo que corresponde en realidad a cerca de cien kilómetros de la franja de la banquisa polar. La vida de esta ave está muy íntimamente ligada a los movimientos de los hielos, y es necesario acercarse considerablemente a la banquisa para ver a menudo surgir numerosos petreles de las nieves. Estos no se aventuran nunca mar adentro y, aparentemente, llevan una existencia con muy pocos atractivos. El petrel de las nieves es sociable y vive en pequeñas colonias. Podemos ver estos grupos, posados al borde de un iceberg o de un banco de hielo, y emprender el vuelo cuando se aproxima un intruso. Este petrel se pasa volando la mayor parte de su vida. Volador infatigable, puede permanecer días enteros en el aire. Y muy rara vez se posa en el agua. El petrel de las nieves parece un pequeño corcho blanco cuando flota en el mar; estos descansos son de corta duración y el ave vuelve a volar después de una breve parada. Es volando como el petrel de las nieves afronta las terribles tempestades del océano Antártico, a las cuales no resistiría ningún barco de vela. El petrel de las nieves se refugia del furor del viento volando a ras del agua y siempre en el hueco de una ola, de cara a la ventisca.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *