Pez demonio

Este mini-monstruo vive en las profundidades oceánicas

Por su tremendo aspecto, el pez demonio encarna a un verdadero monstruo de ciencia ficción. En realidad, es un animal perfectamente real, al que la naturaleza ha dotado de unas fauces monstruosas armadas de dientes aterradores. Llevando más lejos la extravagancia, la Creación ha provisto al pez demonio de órganos luminosos dispuestos en sus flancos, que difunden una hermosa luz violeta adornada con puntos rojos. Este extraño pez vive en una profundidad situada entre los 500 y los 2. 800 m. Naturalmente, está sometido a presiones muy fuertes, lo que hace que no resista una subida rápida; así, es muy difícil estudiarlo, ya que no se le puede mantener vivo en un acuario. La anatomía de este pez es muy interesante. Sus órganos vitales, y en particular su corazón, están colocados entre las branquias de su gigantesca mandíbula inferior. La cabeza es desmesurada en relación con el resto del cuerpo, que a fin de cuentas no es más que un gran tubo digestivo. El estómago es capaz de distenderse enormemente, lo que permite al pez demonio engullir piezas más voluminosas que él mismo. Sus presas favoritas son los langostinos que evolucionan por las profundidades. El pez demonio los atrapa al paso, o después de una breve persecución, y se los traga sin más. Sus largos dientes, muy afilados, no sirven más que de útiles de captura, ya que este pez no mastica sus alimentos. Los zoólogos han descrito tres especies de pez demonio, que se parecen mucho entre sí. Se supone que los órganos luminosos, en número de 350, sirven para atraer a las presas a una proximidad inmediata del pez, que no tiene más que atraparlos.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *