Phascolosoma

Se diferencia por sus tentáculos

Los Sipunculoideos tienen el cuerpo claramente dividido en dos partes: el «tronco», que es grueso y alargado y representa el cuerpo propiamente dicho, y una parte anterior al cuerpo muy delgada y extensible en cuyo extremo se encuentra la boca, rodeada de una corona con cortos tentáculos. Esta parte puede retroceder hasta introducirse completamente dentro del cuerpo gracias a la acción de los músculos retractores. De este modo, el aspecto del animal se modifica por completo. El género Phascolosoma presenta una curiosa particularidad debido a su corona tentacular: no rodea la boca sino que está situada dorsalmente en relación a ésta, adoptando la forma de un círculo interrumpido por detrás. El cuerpo del phascolosoma vulgare, de tonos amarillo claro o gris nacarado, presenta dos zonas cuya coloración es más oscura y de tonos herrumbrosos; son unas placas granulosas que corresponden a las papilas, una sobresale de la parte posterior y la otra en la zona del ano, desembocando ambas en la parte anterior al cuerpo. El líquido celómico, que baña todos los órganos de la cavidad general, se compone de numerosos elementos, sobre todo urnas libres, unos órganos ciliados que durante mucho tiempo se tuvieron por parásitos internos. Se desarrollan sobre el mesenterio del intestino y, por medio de los cilios, crean una corriente que atrae los desechos en suspensión al líquido corporal; estos desechos enseguida se aglomeran, formando una masa marrón que será expulsada por los nefridios. Estas urnas juegan un gran papel en la excreción, supliendo la regresión de los nefridios que tiene lugar en los Sipunculoideos, que sólo presentan un par.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *