Phelsuma de Abbott

El tronco de un cocotero es su dominio exclusivo

El phelsuma de Abbott, o , es uno de los saurios más extraordinarios. Quizá algunas de las maravillosas islas del archipiélago granítico de las Seychelles no serían lo que son sin los magníficos phelsumas, que animan los innumerables troncos de cocoteros. Existen muchas especies de phelsumas, esos extraños gecos diurnos y vegetarianos, lo que constituye una doble curiosidad en el mundo nocturno de los gecónidos. Exclusivamente arborícola, el phelsuma de Abbott vive en las palmeras. Cada cocotero tiene su propio lagarto y el tronco, desde su base hasta la corona de palmas, es el terrirorio exclusivo de uno de estos phelsumas. Este saurio, de magnífica piel verde, es un solitario que no tolera la presencia de ningún congénere en su dominio. Si por casualidad un macho cambia de domicilio y trepa a un cocotero cercano, el legítimo propietario acude y se siente en el deber de intimidar al intruso con una exhibición, que consiste en fuertes sacudidas de cabeza y coletazos amenazadores. Durante los días grises y durante la noche, el phelsuma de Abbott permanece escondido en la axila de un peciolo de palma, que es también el lugar donde la hembra pone sus huevos, blancos y esféricos, de cáscara caliza dura. Los huevos quedan adheridos al soporte por parejas y no se pueden separar sin romper las cáscaras. Los minúsculos phelsumas que salen de ellos se esconden y llegan a las inflorescencias de su palmera cuando hay sol, para comer su polen y su néctar. El phelsuma de Abbott es frugívoro, y se alimenta de savia, de néctar, de polen y de la pulpa de los frutos de algunas palmeras.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *