Phronìma

Un nido muy original

Este minúsculo animal vive en las amplias extensiones del océano Atlántico. No se le conoce ningún apelativo corriente, por lo que se le debe designar con su nombre científico, como ocurre con muchos animales planctónicos. Los crustáceos anfipodos son las “moscas” de los mares y de las aguas dulces. Muchos de ellos son conocidos porque se les puede ver en las costas y en las orillas. Pero las phro-nimas, al ser pelágicas, son mucho más difíciles de encontrar. Viven en las aguas templadas del Atlántico y del Mediterráneo, alimentándose de plancton. Se presume que su desarrollo se diferencia poco del de los otros anfipodos marinos. De los huevos nacen larvas, que se transforman en adultos a través de mudas sucesivas. Numerosos anfipodos protegen sus huevos y sus crías llevándolos en una bolsa incubadora. Las phronimas también, pero de una manera diferente. Se alimentan de salpas, extraños animales de caparazón transparente. Una vez consumido el interior, utilizan este caparazón cilindrico para abrigarse y depositar en él sus huevos. A veces se ve a una phronima empujando delante de ella semejante “recipiente” lleno de huevos. Los huevos hacen eclosión y las larvas se desarrollan en su casa de cristal, que abandonarán un día siendo ya individuos formados y capaces de cazar solos. Apenas se sabe nada acerca de la vida de estos pequeños crustáceos. Los adultos tienen un cuerpo alargado y grandes ojos, muy útiles sin duda para la búsqueda de salpas. En cuanto a su reproducción, sólo se conoce la utilización del caparazón de las salpas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *