Piojo de los peces

Un crustáceo que vive como un piojo...

El piojo de los peces es una singular criatura acuática que vive como parásita de los peces. Existen unas 80 especies, de los mares y de las aguas dulces, adhiriéndose a toda clase de peces sin que hasta ahora se haya podido comprobar ninguna exclusividad alimenticia o parasitaria. El piojo de los peces es un completo y verdadero parásito, ya que muere en cuanto no puede chupar la sangre de su huésped. Existe un momento extremadamente peligroso en la vida de un piojo de los peces: es el que sucede inmediatamente a la eclosión. El minúsculo crustáceo busca desesperadamente un pez al que intentará adherirse no menos desesperadamente... Una asombrosa proporción de piojos de los peces recién nacidos perece por no haber tenido suerte. El parasitismo de este animal es nefasto para los peces, sobre todo por el hecho de que este pequeño crustáceo ocasiona unas heridas que son otras tantas puertas abiertas a múltiples agentes infecciosos: hongos o bacterias. Las punciones de sangre en sí tienen poca importancia, salvo, por supuesto, en aquellos casos, bastante escasos, en los que varios piojos eligen implantarse en un mismo huésped. Curiosamente, el piojo de los peces se instala siempre en los flancos y en las proximidades de los oídos de sus víctimas. Jamás lo hace en el lomo. El pez no consigue desembarazarse de estos inoportunos, ya que, cuanto más intenta frotarse contra el fondo o contra una piedra, tanto más profundamente se introduce el piojo entre las escamas.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *