Piraña

Este terrible pez devora todo lo que encuentra

Existen veinte especies diferentes de pirañas, todas ellas habitantes de los ríos y afluentes de América del Sur. Si bien las pirañas se diferencian algo entre sí por su tamaño y color, se asemejan totalmente en cuanto a su voracidad y su comportamiento. Son los peces más temidos a pesar de su pequeño tamaño. Armadas de terribles dientes, acerados y cortantes como hojas de afeitar, estas feroces criaturas atacan a todos los animales, cualquiera que sea su talla, para devorarlos. Ni siquiera el hombre se escapa a esta regla y los indígenas conocen muy bien los parajes de los ríos infestados de pirañas, evitando cuidadosamente bañarse en ellos. Muchas personas han muerto entre los dientes de miles de pirañas, que no dejan de sus víctimas más que los huesos. Si viviera solitaria, la piraña no sería mucho más peligrosa que otro pez, pero su fuerza reside en su forma de vida gregaria. En efecto, se desplaza en bancos extremadamente numerosos; cuando uno de estos bancos caza, provoca un verdadero hervidero en el agua. Resulta difícil decir si la ferocidad de la piraña es exagerada o si realmente este pez constituye el peligro que se dice. Las opiniones a este respecto difieren según los autores, pero es innegable que la voracidad de la piraña no tiene igual en el mundo de los peces. Desde hace algún tiempo, la construcción de presas hidroeléctricas en varios ríos de Brasil ha causado un gran aumento del número de pirañas, que proliferan actualmente en lugares donde antes se desconocían.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *