Pirosoma gigante

Es el mayor organismo planctónico

El pirosoma (varias especies diferentes se han descrito ya) es un interesante organismo marino, en el sentido de que las mayores especies pueden constituir colonias compactas que alcancen varios metros de largo. El más grande que se haya descubierto jamás es el Pyrosoma spinosum; se trataba de un ejemplar de 10 m de largo por un diámetro mayor de 50 cm. Lo curioso en las colonias de pirosomas es la luz azul, a veces violácea, que emiten los animálculos. Se conocen también pirosomas bioluminescentes de luz amarilla. Las colonias que van a la deriva son, de hecho, las mayores criaturas planctónicas de los océanos. Estas especies de «cilindros vivientes» están huecas. Su superficie externa tiene una textura rugosa, debido a las innumerables excrecencias en forma de espinas, cada una de las cuales corresponde a un individuo. Las paredes que separan a los animálculos entre sí tienen consistencia cartilaginosa, lo que hace que cada pirosoma sé encuentre aislado de su vecino, siendo, sin embargo, indisociable el conjunto de la colonia. Cada individuo lleva cilios vibrátiles que propulsan el agua del vacío central del «cilindro» hacia el exterior. La única abertura de la colonia de pirosomas se encuentra en uno de los extremos del tubo, lo cual provoca, por consiguiente, una corriente de agua que contribuye a hacer derivar con lentitud a la colonia. En realidad, un piro-soma, pequeño o gigantesco, no viene de ningún lado ni va a ningún lado premeditadamente; es una criatura planctónica exclusivamente pelágica. La luz irreal que emite un pirosoma muy grande ilumina el agua con un resplandor macilento a varios metros.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *