Pitón de Calabar

Sabe esconderse rápidamente entre la tierra

La pitón de Calabar se conoce también como pitón de Reinhardt. A decir verdad, no es exactamente una pitón, pero está estrechamente emparentada con este género, y se le clasifica además en la subfamilia de los pitóninos. Al contrario que otras serpientes gigantes, esta especie es excavadora, y pasa la mayor parte de su existencia enterrada en el suelo. Esta es una de las razones que hacen que este reptil sea imperfectamente conocido. Comparada con las grandes pitones, esta especie es enana, pues su longitud no pasa de un metro. Si bien su modo de vida sigue siendo aún misterioso, se sabe que esta pitón es activa durante la noche. Es entonces cuando abandona su madriguera u otro refugio subterráneo para salir de caza. Se alimenta principalmente de pequeños roedores. Repta con bastante lentitud, y suele permanecer en tierra, sin subirse a los árboles como hacen otras pitones, en particular, la pitón verde. Algunas son verdaderas acróbatas. La Calabria reinhardti es gran maestra en el arte de excavar, llegando incluso a conseguir socavar un suelo bastante duro. Sorprende observar con qué rapidez es capaz de enterrarse esta serpiente. Otra peculiaridad de esta pitón es la de ser exclusivamente selvática, limitándose su área de distribución geográfica estrictamente a la selva que se extiende desde Liberia al Ituri, en Zaire. Parece ser que se ha adaptado especialmente bien a la vida en el humus, esa capa de detritus vegetales que cubre el suelo. No se sabe absolutamente nada de su biología ni de su reproducción.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *