Pitón reticulado

Es la mayor serpiente del mundo

El pitón reticulado está emparentado con las boas. Existe una docena de especies de pitones, algunas de las cuales no llegan a sobrepasar uno o dos metros de longitud. El colorido de estas grandes serpientes varía considerablemente, si bien quedan siempre respetados el dibujo y la ornamentación característicos de cada especie. La pitón más notable, y a la vez la más buscada por los aficionados a los reptiles, es la pitón verde, Chondropython viridis, de Nueva Guinea. El pitón reticulado es un animal terrestre, que sólo trepa durante su juventud. Cuando alcanza la edad adulta se vuelve pesado y corpulento y prefiere permanecer en el suelo, donde caza mamíferos. Es notable el hecho de que casi todos los pitones y las boas se alimentan de animales de sangre caliente y, particularmente, de mamíferos. Las presas son acordes con el tamaño de la serpiente. Los mayores pitones no dudan en atacar a un antílope. Pueden llegar a ser muy peligrosos, incluso para el hombre, aunque no se tenga noticia acerca de ninguna persona que haya sido devorada por un pitón. Por supuesto, circulan leyendas de aventureros, pero estos cuentistas no son dignos de crédito. Es muy dudoso que una cabeza humana pueda pasar a través de las fauces de una serpiente pitón, incluso de gran tamaño. La serpiente pitón caza al acecho, ya que no puede moverse velozmente. Por esta razón, espera pacientemente el paso de un animal para atacarle con la rapidez del rayo. Sin ninguna oportunidad de defensa, la desdichada víctima muere por asfixia, tras terribles sufrimientos, literalmente triturada por los anillos del musculoso cuerpo del reptil.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *