Pomatoceros

Pequeños penacnos vivamente coloreados

El pomatoceros es un gusano poliqueto sedentario de pequeñísimo tamaño, pero su penacho branquial no tiene nada que envidiar al de las sabellas o las serpulas; su color, de un rosa fuerte o un azul índigo resplandeciente, no puede conservarse, por desgracia, mucho tiempo en alcohol, pues se destruyen los diferentes pigmentos que lo componen. Especie muy común, el pomatoceros se encuentra un poco en todas partes, en todas las costas, adherido a las piedras, a las rocas y a las conchas de moluscos Seguramente, en el canal de La Mancha, es la más corriente de toda la familia de los serpúlidos. Su penacho branquial lleva, al igual que el de la serpula, un opérculo resultante de la transformación de uno de los filamentos branquiales. El cuerpo del animal presenta un colorido muy vivo y también muy variable, que puede ir del rojo al amarillo pasando por el marrón. En cuanto al tubo, generalmente es blanco, de sección circular en el interior, pero en su cara externa presenta tres aristas longitudinales, dispuestas en la cima de un triángulo ficticio. Esta particularidad le ha valido su nombre específico latino (tnqueter: tres crestas >. La cresta dorsal es lisa o dentada según los individuos. Estos animales se suelen encontrar reunidos en masas a veces considerables, tubos imbricados y soldados entre sí, lo que refuerza su solidez. El pomatoceros tiene una gran vitalidad; presenta una gran resistencia a la polución, que le permite sobrevivir en aguas muy contaminadas En la época de la madurez sexual, a finales de la primavera, las hembras tienen el abdomen rojo, mientras que los machos son blanquecinos

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *