Porpita

Un miembro del curioso grupo de los Sifonóforos

Las porpitas son hidrozoos marinos coloniales muy bonitos, en forma de discos azules o verdes de 4 a 5 cm de diámetro, cuya periferia está adornada de numerosos tentáculos; flotan cerca de la superficie de los mares tropicales y subtropicales. Son muy frecuentes en el Mediterráneo y en el océano Atlántico. Estas colonias funcionan casi como un solo individuo; esto es debido a la gran especialización de cada uno de los pólipos constitutivos, transformándolos así en verdaderos órganos. En la porpita, distinguimos primeramente un individuo nutricio, muy desarrollado: el «gastrozoide», provisto de una boca y que constituye la cara inferior del disco flotador, compuesto de varias cámaras llenas de aire. Alrededor, encontramos una corona de individuos reproductores: los «gonozoides». Estos van a dar nacimiento a numerosas medusas machos o hembras que se dejan caer hasta grandes profundidades (más de 1000 m a veces). En ese nivel es donde serán depositados huevos y esperma. Los productos son larvas ciliadas que suben lentamente hasta la superficie. Por otra parte, en la periferia del flotador se encuentran los «dactilozoides», individuos encargados del abastecimiento de la colonia; están provistos de un arma muy poderosa, el «nematocisto», órgano urticante con el que atrapan a sus presas. Parientes próximos a las porpitas, las velellas son observadas muy a menudo en el Mediterráneo, donde pueden formar enjambres considerables, extendiéndose a lo largo de varias decenas de kilómetros. Su flotador está dotado de una vela triangular, sensible a la acción del viento.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *