Pulga

Es un parásito indeseable

Este insecto tan insignificante en apariencia, tiene tan mala reputación que basta con pronunciar su nombre para que nos entren ganas de rascarnos. Existen varios centenares de especies de pulgas distribuidas por el mundo entero. Estos insectos, de cuerpo comprimido lateralmente, están recubiertos de un verdadero caparazón quitinoso que le permite resistir considerables presiones. Perfectamente adaptadas a la vida parasitaria, las pulgas se alimentan de la sangre que succionan a sus víctimas picándolas con sus piezas bucales transformadas en estiletes. Las pulgas no viven a costa de cualquier huésped, sino que cada especie de pulga es parásita de un animal determinado. Algunos grupos de mamíferos o de aves están más infestados que otros. Así los roedores y los murciélagos tienen más pulgas que los mamíferos que viven al aire libre y no duermen en una madriguera. Los primates no tienen casi pulgas, aparte del hombre que está afectado por la pulex irntans, representada en esta ficha. La especialización de estos insectos sobre ciertas especies animales no les impide picar a algún huésped ocasional y extraerle sangre. La biología de las pulgas es muy complicada y obedece a ciertos ciclos hormonales del animal que habitan. Las pulgas son peligrosas propagadoras de enfermedades, como por ejemplo la peste, afección natural de varias especies de roedores desertícolas de Asia y que, por intermedio de la rata negra, llega a ser mortal para el hombre.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *