Pulpo

Un campeón del disfraz

El pulpo es un molusco de ocho brazos, que se desplaza libremente por el mar. Existen aproximadamente 150 especies distintas, algunas de las cuales llegan a tamaños considerables, mientras que otras no miden más que algunos centímetros. El pulpo de Hongkong, Octopus hongkongensis, tiene una envergadura de 10 m con sus brazos extendidos, pero su cuerpo no mide más que 45 cm de diámetro. Una de las especies más conocidas es el pulpo común, Octopus vulgaris, que ilustra esta ficha. El pulpo común vive entre las rocas de las aguas poco profundas. Pasa la mayor parte de su vida en un agujero, en medio de las piedras o escondido en un refugio construido con guijarros u otros materiales. Su modo de locomoción habitual es una especie de reptación: avanza sobre el suelo apoyándose con sus brazos, cuyas ventosas se fijan sobre las piedras y otras rugosidades del fondo marino. El pulpo también sabe nadar: se propulsa hacia atrás expulsando el agua violentamente por el orificio de su sifón, arrastrando los tentáculos por detrás de su cuerpo. Cuando está inquieto, o cuando un enemigo le amenaza directamente, el pulpo dispone de la facultad de emitir un chorro de tinta. Este líquido negro y opaco forma una pantalla protectora. El pulpo es también conocido por su facultad de cambiar de color y de adaptarse perfectamente al del medio ambiente. En algunos minutos, un pulpo puede desfigurarse y hacerse invisible. El pulpo posee los ojos más perfeccionados de todos los invertebrados.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *