Rana ágil

Una rana terrestre y nocturna

La rana ágil se parece mucho a la rana roja, de la que sin embargo, se distingue por su hocico, más puntiagudo, y por su aspecto general, más esbelto. Sería inútil querer identificar esta rana, como puede hacerse con la rana roja, por el colorido; efectivamente, estos animales son muy variables y el color de la rana ágil puede variar desde el marrón rojizo claro hasta el marrón oscuro. Ciertos ejemplares son un poco amarillentos por la espalda. Un dibujo de V invertida adorna generalmente la espalda. La piel está uniformemente coloreada, aunque se pueden encontrar ranas ágiles moteadas con puntos oscuros o pequeñas manchas. El macho es menor que la hembra, lo que es norma entre las ranas. La rana ágil tiene costumbres terrestres y sólo se mete en el agua para reproducirse, en marzo o abril. Nunca se ve, por así decirlo, a este animal durante el día, ya que la rana ágil sale a cazar por la noche. Solamente cuando el tiempo está muy cubierto y lluvioso, llega a alejarse de su refugio durante las horas diurnas. El régimen alimenticio de esta rana todavía se conoce mal. Se sabe que come lombrices e insectos terrestres, aunque es bastante diestra para atrapar presas voladoras. La rana ágil se encuentra sobre todo en las praderas húmedas, aunque frecuenta de buena gana los sotobos-ques musgosos. La presencia de agua no le es indispensable, aunque, no obstante, cerca de los arroyos es donde se la encuentra más a menudo. La hibernación, que se hace debajo de las hojas y en el cieno de las charcas, dura desde finales de octubre hasta febrero o marzo.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *