Rana de invernadero

Le gusta frecuentar los invernaderos

Este anfibio pertenece a una familia propia del hemisferio Sur. Antaño, sin embargo, estos animales existían también en Europa, como lo han demostrado los descubrimientos de fósiles. Actualmente, la familia está representada en América, en Australia y en Africa. Los dos géneros principales son Eleutherodactylus, que cuenta con más de sesenta especies, y Leptodactylus. La mayoría son pequeñas ranas que poseen discos adhesivos en la punta de los dedos de sus cuatro patas, pero sin membranas. Viven en los árboles, los matorrales o en la hierba. Los machos tienen un saco vocal y llaman a las hembras, pero no forman “coro”. El apareamiento se efectúa en tierra, y los huevos, de color verde, son puestos sobre la vegetación, pero no son abrigados en un nido de espuma. La hembra los vigila. A veces, se considera a la rana de invernadero como una subespecie del Eleutherodactylus ricordi, que vive en Cuba y en algunas otras islas de las Antillas. Está presente en las Ba-hamas y en Florida, donde se le ha dado su nombre común, ya que se la suele encontrar en los invernaderos, que parecen ofrecerle condiciones de existencia favorables. Es terrestre y pasa el día a cubierto en un sitio húmedo, en donde se refugia también cuando el ambiente es seco. Sale de noche cuando llueve. Mientras que la rana de invernadero y su vecina E. ricordi permanecen cerca del suelo, otra especie, la E. nasutus, es francamente arborícola.

ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *